La problemática del suicidio: Del Mundo a Colombia.

Suicidio oct. 04, 2019

A nivel mundial el suicidio ha sido reconocido como una problemática social y de salud publica [1, 2, 3, 4, 5] debido a que cada año cerca de 800.000 personas se quitan la vida, y se estima que la frecuencia del intento suicida es 20 veces mayor que la del suicidio consumado [6, 7]. Además el suicidio representa el 50% de todas las muertes violentas en hombres, y el 71% en mujeres [8].

El suicidio es indiferente a la edad y a las condiciones económicas de los países alrededor del mundo. De hecho, durante el 2016, este fenómeno se ubico como la segunda causa principal de defunción en personas con edades comprendidas entre 15 y 29 años, y los países con ingresos medios y bajos abarcaron el 79% de estos casos [6].

Si bien, el suicidio se relaciona con enfermedades mentales como la depresión, muchos de estos casos son producto de decisiones impulsivas, debido a situaciones de crisis como: dificultades económicas, rupturas de relaciones personales o dolores y enfermedades crónicas [6].

De la misma manera, experimentar conflictos, desastres, violencia, abuso, pérdidas y sensación de aislamiento se relaciona con conductas suicidas. El suicidio también aumenta cuando los grupos vulnerables son objeto de discriminación, por ejemplo, refugiados, migrantes, comunidades indígenas, personas de la comunidad LGBTI y reclusos [6]

Es importante saber que a nivel global, la muerte por suicidio representa una tasa anual de 11,4 personas por cada 100.000 habitantes. Sin embargo, es probable que debido al estigma que se tiene de este fenómeno, los datos e información recolectada sean menores a las registradas [8].

El suicidio en Latinoamerica

En el continente americano cerca de 65.000 seres humanos mueren por causa del suicidio cada año. De hecho, para el periodo 2005-2009 se alcanzo una tasa de mortalidad de 7,3 personas por cada 100.000 habitantes, sin embargo, si no se tiene en cuenta América del Norte y el Caribe no hispano la tasa de mortalidad baja a 5,2 personas por cada 100.000 habitantes [8].

El Comportamiento del Suicidio en Colombia

Colombia ha presentado un aumento progresivo en la tasa del suicidio de los últimos años, pasando de 4,5 personas por cada 100.000 habitantes para el año 2009 a 5,93 personas por cada 100.000 habitantes en el año 2018, lo cual significa un total de 20.832 suicidios en ese rango de tiempo [9].

En la población de Colombia la conducta suicida durante el año 2018 fue consumada en mayor porcentaje por hombres que por mujeres, esto significa que durante el año en mención se presentó una relación de suicidio consumado en aproximadamente cuatro hombres por cada mujer [9].

Adicionalmente, el suicidio representó el 10,4 % de las muertes por causa externa en el 2018, el mayor número de suicidios registrados en la última década. De igual manera, las conductas suicidas en niños, niñas y adolescentes con un rango de edad entre los 5 y 17 años ha incrementado, representando el 10,53% del total de suicidios consumados durante el año 2018 [9].

Los factores sociodemográficos demuestran que el 85% de la población fallecida de manera autoinfligida en el año 2018 eran estudiantes, y el 87,26% de ellos estudiaba el bachillerato y la primaria [9].

Por otro lado, la forma de suicidio más popular durante el año 2018 fue la asfixia con un 66% representando cerca de 1800 casos, seguido de las muertes por sustancias tóxicas representando un 15% y como tercer método más popular para alcanzar el suicidio es el uso de las armas de fuego [9].

Por otro lado, la forma de suicidio más popular durante el año 2018 fue la asfixia con un 66% representando cerca de 1800 casos

Para finalizar, los motivos del suicidio no son claros, solo en el 45,9% de los casos existe registro sobre los posibles motivos del acto suicida. Sin embargo, la información actual refleja que las enfermedades físicas o mentales representan un 28% de los actos suicidas, seguido por los conflictos de pareja o ex pareja con un  25%, la situación económica se ubica en tercer lugar con un 15%, y en cuarta posición con un 14% se ubica el desamor [9].


Referencias

  1. Sarasola, J., Sarasola, A. y Roiz, A. (2019) Trabajo social y suicidio. Transformación, Volumen 9 (1). Recuperado de: link
  2. Valiente, W., Junco, B., Padron, Y., Ramos, Yisel. y Rodríguez, A. (2018). Caracterización clínico-epidemiológica del suicidio en adultos mayores. Revista Finlay, volumen 8(2). Recuperado de: Link
  3. Centro de Referencia Nacional sobre Violencia. (2018). Forensis 2018 Datos Para La Vida. Recuperado de: Link
  4. Alvis, L. F., Soto, A. M. & Grisales, H. (2017). El intento de suicidio en Ibagué: el silencio de una voz de auxilio. Revista Criminalidad, 59 (2): 81-92. Recuperado de: Link
  5. Organización Panamericana de la Salud. (2016). Prevención de la conducta suicida. Washington, DC. Recuperado de: Link
  6. World Health Organization. (2019). Suicidio. Recuperado de: link
  7. MINSALUD. (2018). Boletín de salud mental Conducta suicida Subdirección de Enfermedades No Transmisibles. Recuperado de: Link
  8. Organización Panamericana de la Salud. (2016). Prevención de la conducta suicida. Washington, DC. Recuperado de: Link
  9. Centro de Referencia Nacional sobre Violencia. (2018). Forensis 2018 Datos Para La Vida. Recuperado de: link